Aprovechando la humedad, vamos a buscar setas por el monte!!








Ya ha llegado el buen tiempo. Frio, lluvia, humedad, mejor imposible!! bueno, al menos para mi es la mejor época del año, el frío me motiva más a salir a fotografiar que la calor, raruno que es uno, pensareis, pero que le vamos a hacer.

Así que, aun con las enseñanzas del curso de fotografía de setas en la sesera (como las mostradas en la última entrada), este pasado fin de semana, me escapé al monte con amigos, para seguir perfeccionando mi técnica, y sobretodo, estudiar la composición, la luz, y de paso, disfrutar un rato con los amigos, la montaña, haciendo fotos, riendo, y pasando frío, que también.

Quedamos a eso de las 8,30h. y fuimos cerca, en 30 minutos máximo ya estabamos en el sitio y sacando cacharros de la mochila. Cerca de la Mussara ya encontramos bolets , con los que saciar nuestro voraz apetito fotográfico. Ya os digo que de nombres no veréis ninguno, pues no conozco, ni de lejos, así que desde aquí invito a cualquier alma caritativa que me ilumine por favor.


© Miguel A. Salor


Empezamos con esta maravilla, donde en primer lugar, su pequeño tamaño me llamó la atención, además del rincón donde estaba oculta. Su tamaño, aproximadamente 3cm. de alto, dan una ida de lo que me pude aproximar. Enfocando a aproximadamente a unos 20 centímetros de distancia, con la cámara encima del beanbag de llamativos colores, y tirado en el suelo de mala manera. Saqué el reflector made in carton de leche, el espejo de coche (regalo de un compadre de curso) las agujas de punto, y... solo me quedaba girarme para darme el gustazo de verles la cara a los colegas, que venían a decir, pero que c...o hace este???

El día estaba nublado por completo con niebla incluida, por lo que la luz, pues bastante justos andabamos de ella, un reflector mayor, o una luz continua no hubiera estado de más la verdad. Después de probar varios encuadres, y de colocar el reflector ahora aquí, ahora allá, esta es la que más me gustó.  Al final, aun a sabiendas de que no es la mejor composición, decidí saltarme las reglas, que también están para eso, para saltárselas a la torera, y esta creo, era una oportunidad. Bien o mal, juzgadlo vosotros.


© Miguel A. Salor



Un poco más a la derecha encontré esta con tupé. Era de buen tamaño, cerca de doce centímetros de alto, y además venía con insecto de regalo en el mismo pack. Ahora que estoy escribiendo la entrada, no tengo claro si hubiera sido mejor dejarle un poco más de aire por arriba... lo que me llama la atención enseguida fue el color del pié, y las láminas del sombrero. La piña, os lo juro no la puse a propósito, estaba allí mismo. La zona donde el pie se junta con el sombrero, suele ser la más crítica de iluminar, aunque con el reflector lo pude arreglar bastante bien.


© Miguel A. Salor


Mi musa, mi reina mora, mi Gioconda, mi obra maestra del día, que espero no sea la única, es esta preciosidad. Ahora si que le dejé aire por la derecha, y sabeis porqué?? las ramita formaban unos dibujos  muy atractivos que rellenaban el encuadre de una manera muy efectiva. No solo estaban allí, daban sentido a la imagen. Solo tuve que tener la máxima precaución para no quemar la parte superior del sombrero, pues es la parte más delicada. Así que con el difusor casero, que es un mantel individual de plástico translucido, pude controlarlo bastante bien. Después de acabar de agobiarla con mi presencia, me quedó la sensación de, ala ya me puedo volver a casa contento!!



© Miguel A. Salor

© Miguel A. Salor


Y para terminar la jornada, como no andábamos sobrados de tiempo, me entretuve sacando planos cerrados de la seta del tupé con zapatos morados. Una vez vistas de tan cerca, sigo asombrándome por las similitudes que guarda con las lajas de piedra, o como si de hojas de pergaminos pegadas unas con otras se tratara.
Recogimos todo, no sin antes darnos mucha lástima por no poder quedarnos un rato más... pero seguro que podremos volver, y espero que sigan allí para poder seguir practicando.

Aprovecho para pediros, que si vais por el monte, no me las piséis, pues me quedo sin modelos. Así que recoged las que os vayáis a comer, pero el resto, dejádnoslas vivas, o no me negareis, que merece la pena observarlas tan de cerca??

Gracias de antemano por vuestra colaboración

Saludos,
MA


También te puede interesar...

Vuelvo a la escuela. Macros de verdad
Macro combinado
Orchideas Tarraconensis
Els Muntanyans de Torredembarra. La vegetación
Setas, hongos y fotografía.



 Si te a gustado, únete y comparte!!
TODAS LAS FOTOGRAFÍAS Y TEXTOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG ESTÁN PROTEGIDOS POR COPYRIGHT, Y NO PUEDEN SER COPIADAS, ALTERADAS O REPRODUCIDAS SIN EL CONSENTIMIENTO EXPRESO POR PARTE DE SU AUTOR ©Miguel Ángel Salor